jueves, 15 de febrero de 2007

Cigarrillo y actimel

La inactividad laboral forzosa siempre me ha llevado a la observación de lo que tengo más cerca. El trabajo nos sirve de refugio para evitar tener que enfrentarnos a lo que tenemos más cerca, ese temor (no hablo de vocaciones) a la meditación que nos hace buscar una causa y un porqué a la vida y eso encima funciona durante la mayor parte de día. Ponte a hacer una observación crítica después de levantarte a la seis y llevar unas cuantas horas de autobús y oficio. Sin duda lo más sencillo es dejarse de cuentos y dejarse llevar; también lo más cómodo y no está en el ánimo de nadie cambiar el mundo. Para eso está la siempre fiel y denostada tele discrección y tranquilidad. Por el ahorro neuronal lo más sencillo es mirar y luego si apetece, reflexionar. Ahora encima me veo en la obligación de poner algo en el blog "que pa eso está".
Una actividad frenética en esos días de absueto y decadencia es la búsqueda del alimento y qué mejor actividad física que ir a comprar el pan, gastar 100 calorías en comprar unas 1000 a 2000 dependiendo de la bollería del día. Hoy pasaba delante de un instituto que queda de camino y me he encontrado con un grupo de adolescentes (y adolescentas por si se hieren sensibilidades y que Don Lázaro me perdone) que estaban en el recreo. Por un lado la estampa me ha recordado los tiempos del colegio con la diferencia de que durante el recreo ellos, supongo que los más mayores, hoy en día salen al exterior. No he podido dejar de sorprenderme al ver a un grupito de chicos y chicas cobijados de la lluvia, departiendo de los verdaderos problemas que tenemos a esa edad tan crucial y mezclando por igual el cigarrillo y el actimel. Está claro que los tiempos cambian, esperas un suspiro y te has quedado atrás. El cigarrillo de la apariencia madura, mezclado con el micro batidillo. Alquitrán e inmunitas caseis, perdón si no se escribe así, mezcladas en un contrasentido de adicción y protección. Nada de chope o salchichón con tulipán. No sé si se trata de jóvenes con la llave de casa al cuello que subsisten alejados de los padres o simplemente que esto es ahora así. Los juicios saldrán de los comentarios si los hubiere. No quiero acabar sin hacer mención a una web que supongo algunos frecuentáis, que me ha llamado la atención.
http://www.lacavernadeplaton.com/citas.htm

7 comentarios:

Vgonzal dijo...

Bueno tampoco te creas que los bocatas de chorizo con tulipan eran tan sanos.

En todo caso mucha suerte con esta nueva andadura informática. Las fotos son de lo mejor.

Yolanda dijo...

Mirar, observar. Qué maravilloso deporte y cuánto lo ha utilizado desde niña, tal vez para abstraerme de tantas cosas que no me gustaban y me hacían daño. A fuerza de practicar, he llegado a unir estados de ánimo con lo que me llega a los ojos. Y es un bonito entretenimiento. Deberías probar. Ser capaz de sentir una inmensa algría si, por la mañana, aciertas a ver las cumbres nevadas de la sierra tras una noche de viento y lluvia purificadores. Paz del universo cuando miro las caritas de mis hijos mientras duermen tranquilos y hechos dos ovillos en un caos de sábanas. Curiosidad creadora al ver a la gente que me rodea en el metro e inventarles una vida, una historia, un fín. Tristeza infinita si lo que se intuye tras los critales es la luz mortecina de un mediodía de invierno, oblicua y fría como mis recuerdos. Practiquemos más este viejo arte de mirar. Quizá a fuerza de hacerlo, lleguemos dentro de lo que vemos y allí, seguro, hay muchos mundos por descubrir.

Yolanda dijo...

Lo amigos son para las ocasiones, dicen. Los amigos te apoyan en todo lo que haces, incluso cuando te equivocas, dicen. O yo me estoy haciendo mayor o estoy perdiendo la fe en algo tan grande. Y no debería, porque a mi edad, generalmente, los amigos que tienes son los que van a estar. Dicen. "El blog se hunde", me escribías anoche con cierta ¿resignación? ¿mala baba? ¿constatación de un hecho?. Que triste que hagas algo para tu mundo más cercano y sólo tengas respuesta del que menos esperabas. Si fuera mi caso, aprensiva y negativa como soy, lo que se hundiría sería mi confianza y al mar con todas las ilusiones. Ahí os quedáis, ahogadas. Pero tú no eres yo, afortunadamente y sabrás capear este vitorino sin que se te caigan los palos del sombrajo.
¿A qué estais esperando, coleguitas? Venga, ánimo, que unas palabritas no os cuestan nada y a lo mejor, cuando el blog sea famoso, os arrepentís de no haber participado.

juliserra dijo...

No podemos competir contra el ce ese i. Parecer ser que incluso aquí vale eso de la imagen y las mil palabras, o lo que es igual 1000 palabras en Word 20k una imagencilla en tif o lo que sea más de 1000k. Un literato inglés, sin entrar en cultismos, dijo que la lectura era para la mente lo que el ejercicio físico para el cuerpo. Todo con moderación, que si no ya sabéis como acaban unos y otros y ante la duda siempre mejor pecar de cautos (la prudencia nunca sobra). Los cuarenta se acercan, están ahí, los siento en mis comentarios; hace poco también he oído decir que quién no es de izquierdas a los veinte años no tiene corazón y quien continúa siéndolo con cuarenta no tiene cabeza. Espero que ningún amigo progre se sienta ofenso.
Para los que necesitéis otro punto de vista os recomiendo http://destinia.com/www/viajes_espacio/

Alicia dijo...

Esto es una prueba, simplemente saber si se puedeeeee

Alicia dijo...

cooooññoooo... (sorry) lo conseguí.

Alicia dijo...

Ya escribiré algo que tenga que ver con el artículo susodicho. Espero que en el futuro perdoneis mis faltas de ortografía, palabrotas y salidas de tono varias. "Pa" qué estan los amigos si no es para aguantarla a una tal como es...

Y ya lo he dicho. No tengo "El ADSL" ese y por tanto no me esplayaré demasiado...